Llum, encara

por carles66

El viernes hubo presentación en la librería La Tralla de Vic. Acompañábamos el poeta Ricard Mirabete y un servidor a Jacint Sala, autor del poemario “Llum, encara” (Luz, todavía) que fue galardonado el  año pasado con el premio Mn. Narcís Saguer de Vallgorguina. Contamos, además, con la recitación de algunos de sus poemas por dos excelentes rapsodas, uno de ellos, Biel Barnils, alma mater de la librería, el otro, Gabriel Salvans.
La poesía de Sala hace tiempo que no merece más presentación que la de su propia calidad, sin embargo, las palabras que se dirigeron y se sintieron crearon un clima propicio para la vivencia auténtica de unos versos de delicada sensibilidad y belleza singular. Como no pretendo hacer autopropaganda de los libros en los que tengo la suerte de colaborar (aunque esto no es obstáculo para que lo recomiende vivamente) os dejo con el último poema del libro que, como siempre, me permito el atrevimiento de traducir. Ah, por cierto, de la velada que tuvimos después de la presentación se les irá informando porque mereció la pena. ¡Feliz lectura!

No nos volveremos a ver. Por eso
tenemos que libar tanta certeza extrema.
Haremos memoria del amor que, a ratos,
termina con la muerte.
Desde aquí el dolor es soberano
porque hemos sabido que también es el ardor
que nos confunde el nombre y la herida.
Es en la cura que no siento el cuerpo,
y es en el gozo que no encuentro los sentidos
que me lo hacían más mío.
Ven a Castalia donde los dioses han prometido
que volverán con frecuencia.  Ven a la fuente
donde se construyó este poema y lávate en ella:
porque es clemente el origen de los sollozos.

Anuncios