De qué hablo cuando hablo de correr

por carles66

Seguimos en lo oriental. El libro de Murakami (Tusquets, 2010) es una gozada y permite conocer al escritor japonés desde otra perspectiva respecto a la que ofrece en sus novelas. Nos encontramos con una persona cercana, afable, con ganas de comunicar su experiencia, tanto la de corredor como la de novelista. Entre reflexión y reflexión se deja ver el hombre y no es casual que él mismo vea este libro casi como unas memorias. La verdad es que el símil entre deporte y arte resulta especialmente sugerente y permite al escritor japonés expresar de manera muy elocuente cuáles son sus opiniones y vivencias al respecto. El valor del esfuerzo y del sacrificio personal, muchas veces sin más triunfo que el de la satisfacción de superarse a uno mismo, resultan ejemplares en el mundo que vivimos. Me ha resultado especialmente aleccionador el siguiente párrafo:

“Ni que decir tiene que no soy un gran corredor. Mi nivel es extremadamente corriente (por no decir mediocre, un término quizá más adecuado). Pero eso no es en absoluto importante. Lo importante es ir superándose, aunque sólo sea un poco, con respecto al día anterior. Porque si hay contrincante al que debes vencer en una carrera de larga distancia, ése no es otro que el tú de ayer.”

Cuando se vive en esta sociedad del número 1, del que si no es para ser el mejor es preferible que te retires, que hay que ganar siempre, que un auténtico triunfador como Murakami te diga que estas cosas son una estupidez reconforta el ánimo. ¡Feliz lectura!

Anuncios