Càrrega de color

por carles66

Bien, celebro con esta entrada (aunque sea con retraso) el Día Mundial de la Poesía que tuvo lugar el pasado 21 de marzo. Aquí en Cataluña, entre otras cosas,  lo festejamos con un poema. El honor ha recaído en Marta Pessarrodona y pueden leer el poema y una entrevista con la autora en la siguiente dirección de internet: http://www.vilaweb.cat/noticia/3863035/20110321/marta-pessarrodona-escriure-mai-cap-dietari-meva-poesia-ho-explico-mi.html

Servidor de ustedes, además, se permitió el regalo de leer el nuevo libro de otra gran poeta, Anna Aguilar-Amat, que acaba de publicar en Meteora su “Càrrega de color” (enero de 2011). El libro es un auténtico tesoro sobre todo porque en él se hallará poesía de verdad en los versos de alguien que, lej0s de la impostura, comparte con el lector su pasión por la escritura y la vida. Y es un tesoro, también, por la variedad de registros con los que, a mi modo de ver, se encuentra el lector. Desde la poesía entendida más como un juego, una experimentación, una poesía oral, para ser recitada, casi interpretada, llena de complicidades y guiños, hasta derivar en unos versos llenos de hondura, de sentimiento y emoción que conectan con lo más profundo de cada uno. Si bien confieso que es esta última faceta la que a mí más me gusta, no puedo dejar de reconocer el talento y sensibilidad que acompañan todas y cada una de las páginas del libro. Varios son los poemas que me han llegado de una manera especial (“Diran” y “Els 10 manaments”, por ejemplo), pero les dejo con la traducción del titulado “Poema simple”, que me parece una auténtica delicia. La poesía sigue viva gracias a los que la escriben, a los que la publican, compran y leen. Entre todos podemos hacer posible que la celebración de este día  no se quede, como pasa tantas veces, en mera anécdota. ¡Feliz lectura!

Sería bueno que siempre estuviéramos contentos,
pero a veces estamos tristes.

Sería hermoso que amáramos siempre,
pero a veces nos encontramos odiando.

Sería verdad si siempre la dijésemos,
pero en ocasiones mentimos.

Hoy me has sonreído.
Me has dicho que me querías.
Y creo que era verdad, y que era
hoy.

¿No te parece extraordinario?

Anuncios