Poesía de Anton Carrera

por carles66

Leo dos libros de Anton Carrera: Tremp d’or (Ed. 62, 1991) y En llista d’espera (Ed. Parsifal, 1998). Con ello cierro el particular homenaje que he querido dedicar a tres escritores que he tenido la suerte de conocer recientemente: Jacint Sala, Pilar Cabot y Anton Carrera. En relación a este último, me centraré más en En llista d’espera, libro que realmente me ha impresionado y que recomiendo (caso de poder encontrarlo, que será difícil). Dos aspectos me han llamado más la atención: por un lado, el rigor formal y el uso de la lengua.  Las palabras tienen una segunda oportunidad en los versos del poeta; él se encarga de guardarlas y de lograr que no desaparezcan. Como el orfebre que mima el oro con el que creará una joya, Carrera mima las palabras y nos las ofrece como autènticas piezas únicas.  En segundo lugar, la sensibilidad que destila cada uno de los poemas que configuran el volumen. Hablar de los sentimientos no es fácil, corre uno el peligro de “dejarse llevar”, de olvidar que lo que cuenta es el poema y no el autor. Creo que los lectores de este poemario sabrán encontrar unos sentimientos que, de la mano de orfebre del poeta, se convierten en universales, aunque sean únicos por la manera en que aparecen expresados. Una auténtica delicia de la que les dejo una pequeña muestra:

Tengo tantas noches inútiles no resueltas,
pobladas de silencios y carencias…
Sólo encuentro la paz cuando me acaricias
y, en horas sin ti, soy fragmentario.
Me sé del cuerpo prenda cuando te alejas
por largas calles de añoranza y desazón.

 

¡Feliz lectura!

Anuncios