Un invierno propio, de Luis García Montero

por carles66

Juro que lo he intentado, que he hecho todo lo que ha estado en mis manos (y en mi lectura) para alargar la vida de este libro un día más, un poema más. Pero todos los esfuerzos han sido inútiles: el libro se ha acabado, el momento fatal de pasar la última página ha llegado sin que nada ni nadie haya podido evitarlo. ¡Qué más hubiera querido yo que tenerlo unos días más, en su novedad, con nosotros! Ya no hay remedio. Sí, nos consolará su recuerdo, la siempre reconfortante salida de ir a visitarle en los anaqueles de la biblioteca, ponerle flores, releerlo… Pero ya no será lo mismo. Lo siento, Luis García Montero, descansa en paz hasta que publiques un nuevo libro y, los que tanto te han querido con este último tesoro que nos has dejado, podamos volver a recobrar la ilusión y las ganas de vivir. Amén.

Dichoso tú,
dichoso tú, amigo mío,
que conservas razones para cuidar tu piel
en los días de lluvia y en los inviernos propios.

 

Anuncios