1Q84 (libros I, II y III), de Haruki Murakami

por carles66

The New York Times

Hay libros, o mejor historias, o mejor personajes, a los que uno desearía no tener que dejar tras la última página de un libro. Dicho de otro modo, el lector ante estas obras, siente la necesidad de que el tiempo pase lo más lentamente posible, retener, dentro de los límites de lo imposible, la narración de los acontecimientos para que le duren toda la vida, o casi. El libro, ese objeto maravilloso que algunos intentan enterrar, se convierte así, por obra y gracia de la lentitud (¡bendita sea!), en un alter ego del lector, alguien a quien consultar una duda sobre la existencia o al que reclamarle la sonrisa  que algún lunes por la mañana especialmente tedioso te ha robado sin piedad. Esto es lo que me ha ocurrido con los tres volúmenes que componen 1Q84, del escritor japonés H. Murakami (leída en su versión catalana, publicada por Empúries en excelente traducción de Jordi Mas López). Así pues, confieso desde ya y para los restos mi amor eterno para con la pareja protagonista, Tengo y Aomame, a quienes, no voy a ocultarlo, sigo adherido como una lapa imaginando qué será de ellos, si habrán encontrado su lugar en el mundo, o en los mundos, y serán felices comiendo perdices y todo lo demás.
No voy a desvelar aquí nada de la trama porque sería ahogarles la fiesta a los que todavía no la han leído, baste mencionar que aquí el lector encontrará todo el universo Murakami en estado puro: su deslumbrante imaginación, la precisión en el uso de las palabras, la descripción minuciosa y atenta, la construcción de unos personajes que se vuelven tan reales como la vida misma a pesar de su originalidad… En fin, una delicia para los sentidos que, caso de querer ser más felices, no puede perderse nadie. ¡Feliz lectura!

Anuncios