Años lentos, de Fernando Aramburu

por carles66

Al leer esta historia, publicada por Tusquets en 2011, uno no puede evitar adentrarse en la literatura de los clásicos y, entre ellos, al “Lazarillo”. Varias son las similitudes: un personaje anónimo, en este caso Txiki, cuenta los años de su infancia a alguien. Si en la novela del XVI ese destinatario permanece oculto, aquí es el propio Aramburu el destinatario de esas confidencias con las que planea (o no…) escribir una novela. Así las páginas transcurren entre el relato del protagonista (que nos lo cuenta ya pasados los años, como también en el Lazarillo) y las notas que para esa futura novela va tomando el escritor. Una historia donde las vidas cotidianas tejen un entramado de heroicidades y tragedias, de ilusiones y desengaños, con personajes que son derrotados por la vida y personajes que, como el protagonista, logran llegar a “buen puerto”. Y en este caso de manera real, no como en el caso de Lázaro, que pretende hacernos comulgar con ruedas de molino. Txiki sale adelante de verdad, gracias a los estudios y a su carácter (precisamente lo que por desgracia le faltó al de Tormes), y cuando el lector le sabe ya felizmente casado y trabajando en su farmacia, respira feliz. Lo ha logrado. Su lucha ha valido la pena. Escrita de manera brillante, esta novela merece todas las recomendaciones. ¡A disfrutarla!

Anuncios