Es perd el senyal, de Joan Margarit

por carles66

margaritPoco a poco tengo que ponerme al día de los libros de poemas que he podido disfrutar últimamente. Empiezo por este de Joan MargaritEs perd el senyal (Se pierde la señal), publicado por Proa en noviembre de este año. Margarit es un poeta de “éxito”, ha logrado arañar las penumbras en las que se mueven, por desgracia, muchos excelentes poetas y ha obtenido un reconocimiento que permite a su poesía ser conocida y valorada. Esto, a veces, se paga caro y más en un mundo tan pequeño como el nuestro. Sin embargo, si el lector es capaz de enfrentarse a estos poemas por ellos mismos, adentrándose en la estética que nos proponen, no va a salir defraudado. Los temas se repiten: la soledad, el paso del tiempo, la ausencia de personas queridas, el propio oficio… van desfilando por las páginas del libro esculpiendo en el lector una geografía personal que, al mismo tiempo, permite ser compartida, universalizada. Quizá sean estos dos rasgos los que siempre tengamos que exigir a un poema: la honestidad y, si se me permite la palabra, la “compartibilidad”. La honestidad del poeta ante su oficio, el compromiso ante el arte (fundamental en los tiempos que corren) y la exigencia técnica y formal son claves para que el lector pueda “salvarse” leyendo. Para ello, necesita también que el poeta y los poemas le tiendan la mano y se hagan patrimonio común de una sociedad necesitada de agarraderos en los que confiar para no seguir cayendo. Ahora, más que nunca, ¡feliz lectura!

No tengas piedad de lo que has sido,
porque la piedad es demasiado breve:
no da tiempo a construir nada.
De noche, en un pequeño aeropuerto,
ves cómo un avión se está elevando.
Vas perdiendo la señal.
Sientes el convencimiento de que estás viviendo
unos años sin esperanzas que ya son
los más felices de tu vida.
Hay otra poesía, la habrá siempre,
como hay otra música.
La de Beethoven sordo. Cuando se pierde la señal.

Anuncios