Los libros y la libertad, de Emilio Lledó

por carles66

lledóLos mitos clásicos nos proporcionan la figura de Casandra, aquella hija de reyes que trató de engañar al mismísimo Apolo y la jugada le salió mal, como casi siempre que se trata con los habitantes del Olimpo: fue castigada a no ser escuchada, a que sus profecías no fueran creídas. Leyendo las sabias palabras del libro del maestro Lledó (RBA, mayo de 2013) a uno, casi inevitablemente, la viene a la mente la figura de la sacerdotisa. ¡Qué sabiduría encierra este libro! ¡Qué lógico, de sentido común, nos parece todo lo que dice! Y, sin embargo, el mundo parece vivir de espaldas a todo cuanto se dicen en estos ensayos. ¿Cómo es posible que gente como don Emilio Lledó no presida el Olimpo de cada casa, que sus palabras no figuren en la hoja de ruta de todos los caminos? Así estamos y así vamos por el mundo. Casi a ciegas, sin escuchar a los que realmente tienen cosas que decir y dejándonos “guiar” por incompetentes que sólo buscan el beneficio particular. La lectura de este libro es luz, pura luz, para no tener miedo de la oscuridad, la constatación (una vez más…) de que no todo está perdido, de que, a pesar de los pesares, es posible encontrar un rincón de felicidad en nuestras vidas. Ojalá sus páginas tengan muchos lectores, que sean numerosos los que se unan a la causa de la esperanza en el ser humano a través de aquello que, precisamente, nos hace más humanos: la palabra, la memoria, el conocimiento, la cultura. ¡Feliz lectura!

Anuncios