Un estado del malestar, de Joaquín Berges

por carles66

joaquínTercera entrega del escritor zaragozano y tercera vez que uno disfruta encontrándose personajes que se nos hacen cercanos a pesar de las distancias. De entrada, una de las primeras cosas que me gustó de la novela (Tusquets, octubre de 2012) es que su protagonista, Ricardo Marco, es uno de esos “triunfadores” que destaca nuestro modelo social para que sean seguidos por las masas anhelantes de vidas huecas pero de bolsillos llenos. Un triunfador que se da cuenta de su fracaso y, en esos maravillosos segundos que todos alguna vez vivimos y en los que tenemos la sensación de que, según lo que hagamos, todo puede cambiar, decide que su vida debe experimentar una especie de terremoto afectivo y moral que le lleve por otros caminos. El tío Jaulín, Milagros, Juanmi y Fidelio, Estrella… personajes entrañables cada uno en lo suyo le descubren ese mundo y, además, que es posible vivirlo a poco que uno ponga el empeño necesario. Surgen así esos valores en los que sí nos reconocemos: la amistad, el amor, la humildad, la sabiduría (el tío Jaulín merecería una novela para el solo)… En fin, el lector podrá encontrar en las páginas de “Un estado del malestar” una certera radiografía de nuestra sociedad y una posible pista para salir del atolladero en el que nos encontramos: aprender a ser nosotros mismos desde dentro y dejarnos de buscar (maravillosas escenas a propósito de la exposición de “arte” y su “artista” consagrado) el halago fácil, la complicidad hipócrita y, sobre todo, el escudo absurdo de un billete de banco. ¡Feliz lectura!

Anuncios