La línea invisible del horizonte, de Joaquín Berges

por carles66

images (12)Cuarta entrega de este escritor que ya forma parte de esos compañeros de viaje que, sin necesidad de falsos escaparates, se está consolidando como una de las voces narrativas más interesantes del momento. Berges nos presenta un relato lleno de sensibilidad y de personajes inolvidables a los que seguro volveremos y de los que nos gustaría seguir sabiendo cosas. “La línea invisible del horizonte”, a mi entender y entre otras muchas cosas, nos habla de una de las necesidades más evidentes en nuestro mundo: saber escuchar. Vivimos tan metidos en una vida que muchas veces no hemos podido construir del todo nosotros que, sin darnos cuenta, nos vemos arrojados a vivir casi de memoria, siguiendo unas rutinas aprendidas con los años que, poco a poco, nos aislan más de nosotros mismos hasta casi convertirnos en unos casi perfectos desconocidos frente al espejo. Y ocurre que la casualidad, el azar, atropellar un jabalí o ganar un campeonato de guiñote nos dan la oportunidad de frenar, de pararnos aunque sea en medio de la vía y volver a recuperarnos. Algo así le ocurre a Javier, nuestro protagonista. Los días que pasa en Sinia le sirven, sobre todo, para escuchar: el paisaje, Marina, Sebastián, Lorién, pero también su propio pasado, su hijo, su esposa recientemente fallecida, le hablan, le ponen ante sí mismo para que reorganice el caos en el que se ha convertido su vida y aprenda, otra vez, a escucharse a él mismo y saber dónde se halla la felicidad. Y Javier aprende, se descubre de nuevo y, gracias a ello, puedo volver a retomar el camino liberado ya de miedos y frustraciones. No sabemos lo que le deparará el futuro, pero lo que es seguro es que ese futuro, sea cual sea, será más suyo, más auténtico y, por  tanto y con todo ese bagaje, la delgada e invisible línea del horizonte se irá aproximando sin que haya esperar nada malo de ese encuentro. Quizá la verdadera felicidad consista en esto: poder mirar hacia adelante con una mirada serena, dejando que la luz del cielo se refleja en las transparentes aguas de nuestro presente. ¡Feliz lectura!

images (13)

Anuncios