Seixanta-un poemes, de Francesc Parcerisas

por carles66

parcerisasAunque los coordinadores de wordpress ya han hecho el resumen del año, la tradición marca que se éste termine acabando un libro y comprando otro, creo que no hay mejor manera (quiero pensarlo así) de simbolizar el compromiso con los libros que contraje para que esta vida me sea, y nos sea, más llevadera. Y aunque me queda uno por comentar que la pereza ha impedido que llegue a tiempo (a ver si el año nuevo lo remedia), terminar el año con poesía es, también, otro acto reivindicativo. Y si la poesía es de Francesc Parcerisas, mejor que mejor. En este libro, “Sesenta y un poemas”, Quaderns Crema, noviembre de 2014, el poeta de Barcelona nos muestra una reflexión sobre el paso del tiempo desde esa madurez que empieza a necesitar encontrar agarraderos para mantener una lúcida esperanza sobre el futuro. El poeta anda, como diría Garcilaso, con la “lumbre de la esperanza”, tratando de iluminar esa túnel oscuro que es a veces la vida. Y en ese camino, junto a la lucidez algo pesimista y desangelada, se encuentran motivos para creer que es aún posible amar y ser amado, ilusionarse con las cosas, dejar de pensar en el final. Una colección de poemas, pues, que el lector leerá con la satisfacción de encontrar una voz amiga que pone palabras a nuestra existencia. Me atrevo con la traducción de un poema. ¡Feliz Año y Felices Lecturas!

LA MANO

Este techo blanco es tu mano
y, entre los dedos, están los jardines de primavera
y el perro del miedo atado, que ladra.
Duermo, duermes. Como quien no pide nada
a la noche o a las mañanas, sólo la serenidad,
la placidez que lame el sueño como una seda.
Será quizás así que podremos decir
“era suficiente”, “era bello”, “queríamos saber
cómo es quererlo todo”. Rojos, amarillos y naranjas
trepan por el acantilado hasta las casas.
Ahora los sueños son dos lenguas  fundidas,
y tu mano, que era blanca,
me escuece sobre el cuerpo inquieto,
tierna como el abril sobre los campos,
mimosa como la luz que nos lo desvela.
Vuelvo al techo blanco para dibujar
el día pequeño, las orejas del conejo,
la palabra justa, el manantial de agua clara:
tu mano que me salva.

http://www.quadernscrema.com/llibres/seixanta-un-poemes

Anuncios