Per l’inquili anterior, de Xènia Dyakonova

por carles66

descargaIba rumiando la entrada que ahora escribo y tenía ya pensada alguna idea cuando me topé con un artículo en la excelente revista digital Bearn (revistabearn.com) firmado por uno de sus creadores, Sebastià Bennasar. ¿Y por qué lo menciono? Porque el escritor balear se me había adelantado, pero como de pequeño me enseñaron a seguir a los buenos, creo que nadie se enfadará si sigo con mi idea original.
Esta mañana he entrado en la libreria Ona, en Barcelona, como otras tantas veces. Montserrat, su propietaria, me recibe con una sonrisa y un brillo en los ojos que delata que tiene algo bueno que decirme, o lo que es lo mismo, un libro que recomendarme. No me equivoco. En el mostrador de la caja, donde se rodea de joyas para compartir, tiene un pequeño montón de libros pequeños. Coge uno y me lo acerca. Leo el título: “Per l’inquili interior” (Por el inquilino interior), editado magníficamente por Blind books (editorial con una excelente visión, valga la pequeña broma), de la autora “rusa” Xènia Dyakonova (pongo rusa entre comillas porque habla en catalán como los nativos y vive en Cataluña como una de nosotros). Poemas. Montserrat, como buena librera, sabe que este tipo de libros (en realidad, todos) tienen sus lectores particulares y que a veces hay que ponerlos delante para que no pasen desapercibidos. Lo hojeo y ojeo y me da buenas sensaciones. Lo compro, esperando que llegue el momento de poder leerlo. Por la tarde, mientras en casa gobierna una paz que sabemos maravillosamente transitoria, leo los poemas de la poeta de San Petesburgo. Y me gustan, el libro es excelente, acompañado además por ilustraciones de Miquel Pang Ly. Combinan diferentes formas, desde sonetos a poemas en prosa y están escritos con un estilo depurado y cercano, que atrapa al lector y le interna en un mundo lleno de sugerencias desde la cotidianidad compartida que destila la autora. Me permito una traducción para que se vea que no miento y para que tengan una buena excusa para ir a Ona Llibres (no se olviden de preguntar a Montserrat por alguno de sus tesoros). ¡Feliz lectura!

¿Qué ha sido de aquellos poemas
que revivían un amor pasado?
Las fechas se han cubierto de polvo,
y las palabras duermen
con las persianas firmemente cerradas.
Quién sabe, quizás no está todo perdido:
quizás alguna chispa despistada
vive de extranjis, como un fugitivo
en una casa abandonada.

Anuncios