Un hombre enamorado, de Karl Ove Knausgard

por carles66

baixa (16)Bueno, de entrada, al pasar la última página a uno ya le entran ganas de empezar la tercera entrega y esto, después de más de 1200 páginas (entre los dos tomos), dice mucho de esta obra mayúscula que el escritor noruego se propuso escribir. De nuevo la vida cotidiana contada con rigor, minuciosidad y precisión, dejando que el lector/espectador vaya haciéndose una idea de cómo la vida del protagonista y la de los que le rodean ayudan a reflexionar sobre la esencia misma de lo que constituye nuestro ser y estar en el mundo. Una de las cosas que más me han interesado es cómo se describe el conflicto entre la vocación de escritor, con todas las exigencias que conlleva (aislamiento, soledad, tiempo, capacidad de reflexión…) y la vida digamos “normal”. Porque el protagonista/Knausgard friega platos, hace la comida, va al súper, cuida de sus hijos, juega al fútbol y, motivo del título del libro, convive con una persona que también manifiesta sus necesidades, su tiempo y su espacio. Es esta quizá la auténtica “lucha” (título genérico para toda la obra) que emprende el escritor y que no es otra, en definitiva, que la vida misma, ésa que todos, de una manera u otra, emprendemos al nacer y que aprendemos a controlar sin que lo logremos nunca del todo. Dice Homero en la Iliada que “los dioses nos envidian. Ellos nos envidian porque somos mortales, porque cualquier momento puede ser el último. Todo es más hermoso porque estamos condenados.” La condena maravillosa que es la vida y todo lo que ella conlleva. Nuestra lucha, nuestra única lucha, la que da sentido a que nos llamemos humanos y nos sintamos dichosos por ello, a pesar de los pesares y de nosotros mismo. ¡Feliz lectura!

baixa (17)

Anuncios