Lo que sé de mis libros

Un espacio para guardar la memoria

Categoría: novela en catalán (traducida)

Joc i distracció, de James Slater

baixa (1)Después de leer sus reflexiones sobre el arte de novelar, me apetecía mucho poder comprobar “in situ” la puesta en práctica que el autor de Nueva York proponía a sus lectores. He empezado con esta novela (L’altra editorial, febrero de 2015, traducción de Albert Torrescasana) y puedo decir que ha cumplido con las expectativas y ya tenemos otro autor al que volver en otras ocasiones. Brindemos por ello.
La novela puede leerse como el retrato de un hombre, Phillip Dean, joven, apuesto y rico de padre que se dedica a buscar un sentido a su vida, sin conseguirlo (a  mi modo de ver). En un momento determinado, y esta es la trama principal de la novela, parece encontrarlo en el amor, y emprende un viaje por Europa junto a la joven francesa Anne-Marie Costallat. Una relación apasionada, narrada a través de un erotismo elegante y sensual, que, a pesar de su intensidad, no termina de llenar el interior (demasiado vacío) del joven americano. Retrato, pues, de un tipo de personalidad mucho más usual de lo que podríamos pensar (basta con mirar la televisión) y que preocupa, en un mundo como el nuestro necesitado de gente que sepa darle a sus vidas un sentido, si se me permite, “social”, y que no se contente únicamente con mirarse el ombligo por si ha cambiado de sitio.  Toda la historia está contada desde la visión de un amigo del protagonista, que permite al lector la distancia necesaria para contemplar a los personajes con la “objetividad” necesaria para que cada uno se haga una idea de lo que pasa, su priopia idea, más allá de lo que realmente ocurrió o de lo que pensaran los dos personajes protagonistas.. ¡Feliz lectura!

baixa

Frankie Addams, de Carson McCullers

Primer lectura de imagesesta escritora y feliz descubrimiento. Es esta una novela (L’altra editorial, enero de 2017 y traducción de Jordi Martín Lloret) de la que el lector extrae, más que un argumento, algo que pasa, el conocimiento de unos personajes y sobre todo, en mi modesta opinión, de un ambiente y de una época muy concretos. A través del personaje de Frankie, recorremos el paisaje de unos Estados Unidos rurales, en plena depresión, racistas. Un lugar en el que la gente se arma de un caparazón de indiferencia para vivir sin hacerse demasiadas preguntas, resignándose a su suerte, a repetir un día tras otro hasta que les llegue la muerte. La joven adolescente que protagoniza la novela, en su descubrimiento de la vida, sí se hace preguntas, sueña con una vida diferente de la que tiene. Con la excusa del matrimonio de su hermano, Frankie fabula con alcanzar otros horizontes y ser otra persona. Los acontecimientos, al final, le darán (o no) la razón.

baixa

La nit de les criatures, de Toni Morrison

baixaEstos días, que tanto da que hablar la concesión del Nobel de Literatura, reconforta leer el nuevo trabajo de una mujer que, espero, nadie considere poco merecedora del Premio que obtuvo en 1993.  Ara Llibres publica el texto, en traducción de Dolors Udina. La novela retrata con crudeza una realidad de la sociedad norteamericana que sigui siendo, por desgracia, tema de actualidad en nuestros días: la violencia, el racismo, la soledad, la falta de amor, la hipocresía. A través de la voz de diferentes personajes, reconstruimos la vida de Lula Ann, una mujer incapaz de asumir el pasado, perdida en el presente y casi sin futuro, a pesar del éxito aparente en el que vive. Un ruptura amorosa desencadenará la búsqueda de la felicidad a través de los recuerdos, el reconocimiento de los errores y la constatación que sólo desde el amor uno puede recomponer las piezas del rompecabezas que es la vida. Una novela que, a pesar de hacernos tocar fondo, no abomina de la esperanza, de la capacidad del ser humano por recuperar la cordura, a pesar de todo. Excelente novela, a recomendar. ¡Feliz lectura!

baixa-1

La llibretera dins la llum, de Frank Andriat

baixa (11)Que una librera de vocación como Montserrat Úbeda, de Ona llibres, te recomiende un libro sobre una librera es ya de por sí un hecho que merece consignarse. Si, además, la recomendación te permite conocer a un autor de gran sensibilidad y dominio de la lengua, te ha tocado la lotería. Este libro (Sd edicions, marzo de2014, traducción de la gran Anna Casassas) es una pequeña joya que nos descubre unos personajes entrañables, a quien el destino, o los libros, unen para siempre y quedan en nuestra imaginación como ejemplo de que en la vida, también, hay momentos mágicos que nos ayudan a superar las dificultades y que podemos vencer nuestros miedos a través de una mirada amiga, una mano tendida o, por qué no, un libro que te reconcilie con el mundo. Es verdad que existen librerías como la regentada por la encantadora Marilina y en ellas uno se siente acompañado. Son además, una oportunidad única para ejercer ese raro don de la coherencia: comprando libros ayudamos a que su vida no sea inútil. ¡Feliz lectura!

quote-n-oublie-jamais-cela-dans-la-vie-meme-dans-l-obscurite-la-lumiere-est-toujours-frank-andriat-187827

Número Zero, de Umberto Eco

baixa (6)Leo la obra de Eco en la edición de Rosa del Vents (abril 2015) y traducción de Anna Casassas FIgueras. He de reconocer que la novela te deja con un punto de inquietud bastante marcado. Saber que en este mundo que vivmos el poder, el poder real, el que no aparece en los medios pero los controla; el que no se presenta a unas elecciones pero las gana, puede llegar a manipularnos de manera que, creyéndonos seres racionales, bien informados y con capacidad de reflexión, pueden hacernos pensar, reflexionar e incluso vivir de la manera que a ellos les conviene. Eco nos retrata el equipo de redacción de un diario que no tiene la intención de publicarse nunca para reflejar, en cada uno de sus miembros, cómo las estrategias del poder y de la manipulación tejen sus efectivas redes para que los lectores acaben leyendo, no la “realidad”, sino lo que a ellos les interesa. En Número Zero, encontramos al corrupto, al honrado, a la persona ingenua e íntegra que aún cree posible otra manera de hacer las cosas, al visionario, al interesado y mediocre que sólo trabaja para el que le paga… En fin, el mundo con el que lidiamos cada día. Vivimos en este mundo, en el que la justicia y el sentido común parece que jueguen en minoría y con escasas posibilidades de éxito. Sin embargo, por qué no, podemos leer esta novela también como una manera de decirnos que, a pesar de todo, sigue valiendo la pena mirar de trazar tu propio camino y que la felicidad, posiblemente, consiste, entre otras cosas, en no dejar nunca de tener la sensación que las personas que te rodean y las cosas que haces son elecciones que haces de manera consciente, que no son fruto del azar ni de las manipulaciones de nadie, aunque eso de convierta en un “perdedor” a ojos de según quien. No hay mayor éxito. ¡Feliz lectura!

Crònica dels bons trinxeraires, de Mário Zambujal

marioLa excelente colección de novela negra de crims. cat, en editorial Alrevés, nos presenta esta novela (2012) en traducción de Anna Cortils (impecable, como siempre). En castellano encontraríamos la traducción de “trinxeraire” en palabras como “granuja”, “golfo”, “pillo”, es decir, alguien que se pone del otro lado de la ley pero que tiene un punto de complicidad con nosotros, algo entrañable y humano que disculpa en algo las fechorías que pueda cometer. Y ya de entrada nos encontramos con una banda de delincuentes que no usa pistola. Toda una declaración de intenciones. Desfilan así ante nosotros una galería de personajes únicos, al frente de los cuales se halla Renato, “el Pacífico”. Todos tienen una historia que los explica, que, en cierta medida, los justifica y gracias a la cual el lector comprende la deriva de estos seres humanos hacia un mundo que no han elegido, pero en el que tienen que sobrevivir: una infancia desgraciada, un amor loco que no resulta bien… Bueno, todos quizá no, lo que explica lo que pasa al final pero que, claro está, ya descubrirá el lector. Creo que para el autor éste es el auténtico propósito del libro, más que el de presentarnos las maquinaciones de la banda para lograr el “robo del siglo”, el que les encumbrará a la cima de la delincuencia y les hará ricos y famosos. Una historia divertida y amarga a la vez, como la vida, unos personajes entrañables y una historia muy bien escrita servida en una excelente traducción. ¿Quieren algo más? Pues a leer, ¡feliz lectura!

portada mario

Butcher’s Crossing, de John Williams

williamsLeo esta novela en traducción al catalán de Albert Torrescasana, publicada por Edicions 62 en octubre de 2013. Supone la tercera lectura de este escritor norteamericano y, de nuevo, su lectura ha sido una aventura apasionante. Y más si cabe porque se trata precisamente de esto, de una novela de aventuras, y del “oeste” para más señas. Claro que el lector encontrará mucho más que la historia de William Andrews y sus compañeros de cacería. El retrato descarnado de unos personajes enfrentados a sí mismos, expuestos a unas condiciones de vida extremas que sacarán lo mejor y lo peor de cada uno de ellos. La condición humana, de nuevo, expuesta a sus ángeles y demonios y que nos permite conocernos un poco más, aprender más de nosotros mismos y reflexionar sobre nuestra propia existencia. Una prosa precisa y sin concesiones, que te mete de lleno en el sufrimiento de los protagonistas, que te hace vivir sus sensaciones, sus miedos y sus angustias. Lectura, pues, altamente recomendable que no defraudará a quien la lea. ¡Feliz lectura!

portada w

August, de John Williams

Author John WilliamsPoco a poco nos vamos poniendo a la par en esto de las lecturas y no descuidamos el blog, disciplina más que recomendable para los dados al “dolce far niente”, como un servidor. Toca otra vez  John Williams, que nos cautivó con su Stoner y ahora no nos defrauda en absoluto con este Octavio, sobrino de Julio César y llamado a escribir páginas doradas de la historia de Roma. El autor nos advierte en la introducción que agradecerá que la obra se lea como un “producto de la imaginación” y creo que esta petición es muy acertada para disfrutar por entero del libro. En efecto, si el lector se olvida de ir comprobando datos, localizaciones, fechas y demás curiosidades históricas, tendrá la oportunidad de entrar en un mundo apasionante, el de la sociedad romana del siglo I aC. y pasearse, conversar, luchar, amar y odiar junto a personajes tan extraordinarios como el propio Octavio Augusto, Ovidio, Julia o el mismísimo Horacio. El lector encuentra así un mundo que le hace reflexionar sobre su propia existencia, algo en verdad ÚTIL y necesario para no dejarse llevar por la locura imperante. La literatura de Williams capta perfectamente, según mi modesto entender, la atmosfera de aquellos tiempos y nos traslada hechos y situaciones que resultan, de tan humanos, plenamente actuales. Además, si se dice que una buena novela se reconoce por su primera página, el Augusto de John Williams merece el calificativo de grande por cómo acaba: “recemos a los dioses para que, bajo el mandato de Nerón, Roma por fin se convierta en lo que Octavio César soñó”… Una visión del esplendor clásico, pues, no exenta de contradicciones, en la que el cénit y el ocaso, como tantas veces, corren de la mano hacia un destino incierto. Una reflexión sobre lo que hace grandes a los hombres y a las mujeres, más allá de la posición que ocupen y de lo que historia les dicte hacer. ¡Feliz lectura!
Para una reflexión más acertada que la mía, lean, por favor, http://vaixelldodisseu.blogspot.com.es/2013/07/august-de-john-williams.html

august

Balla, balla, balla de Haruki Murakami

harukiUna de las sensaciones que la lectura de un buen libro puede aportarnos es, sin duda, la de una cierta desazón, producida en muchas ocasiones porque el autor/a del libro nos ha puesto, a través de una historia, de unos personajes, de unos ambientes, ante algo que se escapa de nuestra absoluta comprensión pero que, sin embargo, nos habla de lo que somos y de los que nos preocupa. En los libros de Haruki Murakami uno percibe esa sensación, y la agradece. En Balla, balla, balla (Baila, baila, baila, Empúries, sept. 2012), el lector entra en universo donde la razón, la lógica, sólo pueden explicar parte de lo que pasa. Pienso que es una metáfora extraordinaria de nuestro mundo actual, mucho más el japonés que el de aquí, en el que el hombre vive convencido de ser un auténtico “technicitate homo” (valga la expresión), capaz de comprenderlo todo, de alcanzarlo todo con un solo botón de alguno de sus artilugios de última generación. Cuando parece estar todo controlado, cuando nuestras vidas parecen la repetición exacta de un día tras otro, cuando nos parece saber qué va a ser de nosotros, uno sube a un ascensor y entra en un piso totalmente oscuro, donde una tenue luz revela dónde está el hombre carnero. Entonces se desencadena aquello no previsto, la magia de descubrir en lo que nos rodea unas “conexiones” que nunca hubiéramos imaginado pudieran existir y nuestra percepción de quiénes somos y el mundo que habitamos cambia por completo. Sólo enfrentándonos a nuestras debilidades alcanzaremos la manera de progresar, sólo si nos sabemos limitados, incapaces de comprenderlo too, nuestras vidas recuperarán la autenticidad que tanto anhelamos. Murakami nos propone entrar en un universo donde eso es posible, ¿quién puede negarse? ¡Feliz lectura!

Passi-ho bé, senyor Chips, de James Hilton

hiltonEsta deliciosa novela publicada por Viena, en traducción de Miquel Desclot, nos presenta a un entrañable profesor y su no menos entrañable vida. Una vida que merecer ser contada no por los éxitos o fracasos de que toda vida está jalonada, ni por ser su protagonista alguien destacado en algún ámbito público, como el deporte o la política, sino en todo caso, y aquí creo que radica su carácter simbólico y salvador, por contener en ella todo lo que de humano nos pertenece y merecemos. En efecto, el señor Chips (Chipping en realidad pero lo prefiero así, abreviado tal como le conocían sus alumnos y sus seres más queridos) es un ser que en nuestra sociedad de hoy no nos costaría tildar de “normal”. No pasará a la historia con mayúsculas ni la televisión se hará eco de su muerte. No. Es otra su razón de existir, otra su felicidad y el sentido que le da a esta palabra. El señor Chips es un buen profesor de clásicas, alguien que quiere a sus alumnos y, también, quiere aquello que puede hacer con ellos: nada más ni nada menos que acompañarles durante un tramo de sus vidas y dejar huella, de la misma manera que ellos dejan huella en él. Para ello traduce a los clásicos, hace bromas cuando puede, les invita a tomar té en su casa, habla con ellos, se esfuerza por conocerles, por entender sus inquietudes, sus temores e ilusiones, en definitiva, comparte su humanismo con los demás, única manera de mostrar al mundo que sin ese humanismo, sin ese gusto por la cultura, por hacer bien todo cuanto está en nuestras mans, nos convertimos en poco más que cosas, altamente tecnificadas, puede ser, pero cosas en definitiva, seres sin alma, sin vida y  sin historia, es decir, sin pasado ni futuro.
Leer esta novela nos enfrenta al auténtico éxito de la vida, ese éxito que la muerte no nos podrá quitar, creamos en lo que creamos o no creamos en nada. La victoria que consiste en haber sido uno mismo para los demás, sin caretas, sin engaños. Entregarse a una causa y vivir por ella, ser, en definitiva, la mejor persona que se haya podido ser, con nuestras limitaciones y errores. El señor Chips muere en paz consigo mismo y con los demás, será recordado sin imposturas y su legado tendrá continuidad. ¿Qué más se le puede pedir a la vida? Otros aspirarán a reconocimientos y honores, no serán felices si la gente no les señala por las calles o se sentirán víctimas de una terrible injusticia si la fama o la popularidad no les pone en el sitio que ellos creen merecer; el señor Chips (y tantos señores y señoras Chips como la vida nos regala) se contenta con, al final del camino, mirar atrás sin ira, saberse feliz por haber hecho feliz a los demás y, por qué no, con haber abrazado el ideal de la cultura como motor excepcional de nuestras vidas. Gracias a mi amigo Jordi he podido leer esta novela y gracias también a amigos como él sé que, pase lo que pase, algún día me encontraré con el señor Chips para tomar juntos una taza de té y hablar de los alumnos, de literatura, de deportes, en definitiva, de la vida. ¡Feliz lectura!