Lo que sé de mis libros

Un espacio para guardar la memoria

Por regiones fingidas, de Felipe Benítez Reyes

baixa (2)Libro maravilloso, por el autor, por la editorial (Interrogante editorial) y por los textos que ambos nos ofrecen. Textos breves, llenos de ingenio, de surrealismo, de literatura en estado puro, de agradecimiento por lo que la inteligencia y el talento pueden ofrecer a nuestra sociedad de hoy en día. Con las palabras de Benítez Reyes aflora la sonrisa del que no es ingenuo pero aún confía en el ser humano. Acabas la última página y te sientes agradecido por el regalo recibido. En Cádiz hay buena gente que merece todos mis aplausos y mi solidaridad con todas sus iniciativas. Amén.

baixa (3)

Anuncios

Les darreres paraules, de Carme Riera

baixaMucho llevaba sin pesearme por aquí. La pereza, madre de muchas de las ciencias mundanales, no me deja ni a sol ni a sombra. Qué se le va a hacer. Pero me saca de mis ociosidades la última novela de la excelente escritora Carme Riera, “Les darreres paraules” (Ed. 62, agosto de 2016). Novela más o menos histórica, centrada en la figura de Luis Salvador de Hausburgo quien, a través de unas confesiones dictadas a su hombre de confianza, nos lleva de la mano por muchos rincones de Europa, nos desvela los entresijos de algunos episodios históricos relevantes y, por encima de todo, nos ofrece literatura de la buena, de aquella que te reconcilia con el mundo. Algo de lo que vamos necesitados. ¡Feliz lectura!

 

El laberinto de los espíritus, de Carlos Ruiz Zafón

No sé si el número de ediciones que alcance esta nueva entrega de Ruiz Zafón hará que los amargados de la crítica literaria (profesionales y aficionados) digan que esto no es alta literatura, que los “más vendidos” son libros de consumo, aptos para lectores poco exigentes que se conforman con lo primero que las grandes editoriales les ofrecen. No lo sé. Es posible que algo de esto pase. Pero lo que un humilde servidor tiene claro, tras terminar la saga del cementerio de los libros olvidados (snif, snif) es que esto también es literatura, sin duda (también). Ruiz Zafón teje una historia y unos personajes que te enamoran, y su manera de contarlo, su literatura, en definitiva, te seduce y te acompaña a lo largo de las 900 páginas de esta última entrega sin que la fatiga haga mella en el lector. Algo de mérito tendrá el empeño, digo yo. Nos quedamos huérfanos de Fermín, de Alicia, de tantos seres maravillosos que viven al amparo de ese lugar mágico que es el cementerio de los libros olvidados, y también, por qué no, de los malos malísimos que también conocemos en las páginas de “El laberinto de los espíritus” y a los que desearíamos encontrar por nuestra querida Barcelona para decirles cuatro cositas. En fin, que la lectura de esta novela ha sido una gozada y que, seguro, sea alta literatura o no, les hará algo más felices.

La palabra mágica, de Augusto Monterroso

baixa (1)Navona editorial (enero de 2017) publica esta colección de breves ensayos sobre literatura del escritor hondureño. Con fino olfato, un humor irónico que acompaña sus opiniones y una valentía y sinceridad que no siempre se encuentra entre las gentes de letras, Monterroso nos ayuda a encontrar nuestro propio criterio sobre ese asunto tan resbaladizo como es la magia de las palabras y qué es lo que las hace mágicas de verdad. Escribo estas líneas pocos días después de los atentados de Barcelona y Cambrils y pienso que la literatura, como sus mágicas palabras, aquellas que están dichas para que el ser humano sea un poco mejor (uno de los objetivos del arte, sin duda), es más necesaria que nunca, aunque no pueda detener una camioneta asesina o desarmar a un loco. Las palabras bien dichas nos salvan, nos reconcilian con lo mejor del ser humano y, quizá, nos ayudarán a educar a las futuras generaciones en lo que supone una sociedad en la que la paz y a convivencia puedan regir nuestras vidas. ¡Feliz lectura!

baixa

De què parlo quan parlo d’escriure, de Haruki Murakami

murakamiLibro publicado por Empúries en abril de 2017, con traducción de Jordi Mas. Se agradece enormemente que un escritor de la categoría de Murakami hable sobre su manera de concebir el escribir novelas de forma tan llana y sincera, con una humildad que podría soprendernos de quien es candidato al Nobel cada año. Se trata de una serie de breves ensayos, redactados a modo de conferencia, en los que el escritor japonés va desgranando diferentes aspectos del oficio de escritor. Sin recetas mágicas ni dogmatismos, sin querer ser modelo de nada, comparte con el lector lo que ha sido su propia experencia a lo largo de los años. Libro par disfrutarlo aunque uno no quiera dedicarse a escribir novelas.

parlo

 

Tocar el dos no és tan senzill, de Màrius Moneo

moneoLos veranos no serían veranos sin su dosis de novela negra, y si puede ser de la colección “crims.cat” de la Editorial Alrevés, mejor que mejor. En este caso, además, se da la circunstancia de ser una novela de un autor de Berga, con lo cual el interés a priori era difícil de superar. La novela se publicó en marzo de 2017 y he de decir que me ha deparado buenos y agradables momentos de lectura, sumido en una situación llena de matices, de puntos de vista y de personajes interesantes. Además, pienso que cumple otra función del género, que no siempre se valora y que es el de presentarnos una visión de la sociedad actual y ofrecernos la posibilidad de “opinar” sobre ello mientras asistimos a las vicisitudes del caso. En “Tocar el dos no és tan senzill” aparece el tema del diferente rasero con el que medimos a las personas según sea su procedencia o su posición social. En definitiva, una lectura recomendable tanto para los que son amantes del género como para los que no.

baixa (1)

 

 

 

Tres llums, de Claire Keegan

keeganEditorial Minúscula (febrero, 2017) nos presenta este relato breve (no llega a 100 páginas), traducido por Marta Hernández y Zahara Méndez. La historia se centra en la historia de una niña quien, a través de su particular manera de ver el mundo, nos cuenta un episodio de su vida en el cual, ante la imminente llegada de un hermanito, sus padres deciden que pase unos días en casa de sus tíos. La vida dura que nuestra joven protagonista vivía en su casa, exenta de amor, se transforma por completo al llegar a su “nuevo hogar” temporal. En él recibe el afecto que sus padres biológicos le habían negado y encuentra un sentido diferente a su vida. Además, coincide en el tiempo de madurez de la joven, que deja de ser una niña (ligada al destino que sobre ella plenean los mayores) para empezar a ser una joven responsable de sus actos.
Relato hermosamente escrito, lleno de poesía y de escenas íntimas y preciosas que dejan el lector una sensación agradable y agradecida por los momentos compartidos.

baixa

 

Joc i distracció, de James Slater

baixa (1)Después de leer sus reflexiones sobre el arte de novelar, me apetecía mucho poder comprobar “in situ” la puesta en práctica que el autor de Nueva York proponía a sus lectores. He empezado con esta novela (L’altra editorial, febrero de 2015, traducción de Albert Torrescasana) y puedo decir que ha cumplido con las expectativas y ya tenemos otro autor al que volver en otras ocasiones. Brindemos por ello.
La novela puede leerse como el retrato de un hombre, Phillip Dean, joven, apuesto y rico de padre que se dedica a buscar un sentido a su vida, sin conseguirlo (a  mi modo de ver). En un momento determinado, y esta es la trama principal de la novela, parece encontrarlo en el amor, y emprende un viaje por Europa junto a la joven francesa Anne-Marie Costallat. Una relación apasionada, narrada a través de un erotismo elegante y sensual, que, a pesar de su intensidad, no termina de llenar el interior (demasiado vacío) del joven americano. Retrato, pues, de un tipo de personalidad mucho más usual de lo que podríamos pensar (basta con mirar la televisión) y que preocupa, en un mundo como el nuestro necesitado de gente que sepa darle a sus vidas un sentido, si se me permite, “social”, y que no se contente únicamente con mirarse el ombligo por si ha cambiado de sitio.  Toda la historia está contada desde la visión de un amigo del protagonista, que permite al lector la distancia necesaria para contemplar a los personajes con la “objetividad” necesaria para que cada uno se haga una idea de lo que pasa, su priopia idea, más allá de lo que realmente ocurrió o de lo que pensaran los dos personajes protagonistas.. ¡Feliz lectura!

baixa

Quan arriba la penombra, de Jaume Cabré

cabreLa suerte de tener clásicos en vida en una literatura es que, de tanto en tanto, te obsequiarán con un nuevo texto con el que aumentar el tesoro de tu biblioteca. Cabré, uno de estos clásicos, cumple con este requisito con esta nueva entrega de relatos (Proa, 2017). Maestría en el oficio de la escritura y, tambien, talento para crear unos personajes que atraen al lector desde la primera línea. Si una cosa quisiera destacar de mi lectura, es esta seducción del mal. La constatación, una vez más, de que la maldad existe, la tenemos muy cerca de nosotros, y que no viene envuelta en forma de zombies, monstruos galácticos o señores de rojo con tridente, no, “nuestro” mal viste bata y zapatillas raídas, se cuela en nuestras casas con formas sugerentes y atractivas y, quizá sea esto lo más inquietante, nos dice que también nosotros podríamos ser los protagonistas de una de estas historias que nos presenta Cabré. Aviso para navegantes, pues, que conviene tener en cuenta y, en este caso, disfrutar con más de una lectura.

 

Mientras me alejo, de Karmelo C. Iribarren

baixa

 

Uno de esos libros
que devoras en minutos
y que relees
durante toda una vida.

 

baixa