Lo que sé de mis libros

Un espacio para guardar la memoria

Categoría: poesía en catalán

En abstracte, de Josep-Ramon Bach

baixaComo espejos puestos a lo largo del camino, los originales haikús encadenados que nos ofrece Josep-Ramon Bach (Labreu edicions, 2016) sitúan al lector ante su propia realidad y la del mundo. Sin concesiones, dejando que “todo el veneno salga a la superficie”, el poeta de Sabadell comparte con el lector su visión lúcida de la vida, sin ocultarnos el barro que la enmascara, pero, y esto tenemos que agradecérselo, sin negarnos el alivio de la ironía, del humor, en definitiva, de la esperanza. Bach, que poco a poco va ocupando el lugar que se merece en el actual panorama de nuestra poesía, vuelve a sorprendernos con su talento, con sus ganas de seguir en activo a pesar de los pesares, con su inmenso amor por la poesía como forma de conocimiento y de liberación. Una lectura imprescindible, pues, de la que ofrecemos una pequeña esencia (traducida):

Vestido con bata golpeo la pelota. El mundo se detiene. Es la venganza de vivir con las cadenas de una proclama. Chuto con malicia contra el dominio pútrido de la autocracia. El cuero reviento con la fuerza nacida de mi desorden. Tengo miedo del maestro. De su abuso indigno. De la sevicia. Me abstengo de beber el agua fresca envenenada. La fuente de cobre. Todos los estómagos se entregan a la fiesta de las mil náuseas. Escupo el odio sobre banderas oscuras que el viento empuja. La portería recelosa procura salir indemne. La voz del ogro recompone las imágenes de la milicia.

images

Anuncios

Cel estàtic d’elevadors, de Ricard Mirabete

baixaEs bien sabido que la poesía nos acompaña de muy diversas maneras y que cada lector, en cierta manera, busca en los versos de sus poetas aquellas imágenes y aquellas palabras que le ayuden a recomponer el mundo y sus circunstancias. En este sentido, Ricard Mirabete hace tiempo que acompaña mis pasos y mis dudas, con su buen hacer, con su amistad y con esa actividad infatigable en pro de la poesía. Su último libro, publicado por Gregal en septiembre de este año con excepcionales fotografías de Carles Mercader, no hace sino confirmar lo antes dicho. Afortunadamente, son ya bastantes las personas que han sabido, con sus claras lecturas, rendir homenaje a este conjunto de poemas y no es mi intención, ni la de este blog, seguir en esta línea. Para mí, la poesía de Mirabete configura un paisaje, en ocasiones muy urbano (y, por tanto, muy cercano) donde las metáforas te envuelven en un sentido que tienes que ir descubriendo a medida que te abres paso entre sus versos. Nos reconocemos, también, en los ámbitos que vivimos y el poeta, consciente de esto, nos acerca a las cosas que nos rodean con su mirada particular. Feliz, por tanto, de leer este nuevo libro, al que deseo larga vida, para bien de todos.

COMO SAL EN LAS MANOS

La mejor certeza es la que no se entiende.
La que no admite razones ni tampoco
me obliga a habitar en ella, hospedado.
Es como el sonido de tus labios,
a punto de romper el amanecer y dejarme
solo; completamente fugaz y solo.
Con aquella certeza que no deja de recordarme
quién soy cuando olvido tu cuerpo y me acerco a él.
La mejor certeza es la que no entiendes:
encontrarte lejos y buscarte cerca;
imaginarte como sal en las manos
o rumor de voces en mi pecho, sin
nada más que no sea palabra hendida

https://youtu.be/B1uI69mD3oU

Estàtues sense cap, de Manuel Forcano

baixa.jpgEs difícil reseñar un libro de poemas, los hay que te gustan por su tono general, por algún verso que te seduce especialmente, por uno o varios poemas, por los temas, por el autor… Pocos son los que, al terminarlos, te dejan una auténtica sensación de conjunto, una satisfacción general que hace que no puedas señalar una cosa en concreto sino todas en su globalidad. Esto último es lo que me ha pasado con este libro, publicado por Proa en 2013. Manuel Forcano, a mi modesto parecer, alcanza la excelencia con este conjunto tan bien escrito, lleno de sensibilidad, donde la búsqueda de la felicidad, la satisfacción del deseo, el amor, los diferentes paraísos (perdidos o no) que cada uno de nosotros tenemos se dan cita para acompañar al lector por una aventura llena de sensibilidad, cultura e intertextualidad que seduce sin remisión. Así pues, libro altamente recomendable. ¡Feliz lectura!

portada.jpg

El deseo tan sólo quiere
dejar de serlo.

Marxarà el circ, de Xavier Zambrano

baixa (12)En el mundo de la poesía, como en todas partes (aunque esto no sirva de consuelo) uno se encuentra de todo. Y entre lo que se encuentra: poetas de sólida base, con una exigencia honesta de su oficio, que escriben muy bien y que, con humildad (lo cual dice mucho) hacen todo lo posible para que la poesía llegue a oídos de este mundo sordo y absurdo. A los rasgos antes señalados, desgraciadamente, añadir uno, su, a veces, excesiva invisibilidad en los cenáculos de los “buenos”. Pero, en fin, este es un mal endémico que tampoco vamos a arreglar. El caso de Xavier Zambrano es ejemplar en este sentido, y su poesía merecería ser más leída y escuchada. Pero espero que el tiempo le vaya dando lo que merece, que todavía es joven. Este libro que presentamos (“Marchará el circo”, publicado por Viena edicions en marzo de 2015, obtuvo el XX Premi de Poesia Joan Llacuna, de Igualada, en 2014. La unidad del conjunto es evidente, por las páginas del libro desfilan un sinfín de personajes del circo que sirven al poeta para hablar de nosotros mismos. Además, casi como un entramado novelesco, los poemas se relacionan unos con otros y al lector le da la sensación de estar conviviendo con los personajes a través de sus azarosas vidas. Poesía de fina sensibilidad que nos capta al instante. ¡Feliz lectura!

baixa (13)

Dormir mil anys, de Valentí Puig

baixa (7)Aunque no conozco a Valentí Puig, creo que debe de ser una persona afortunada, en el sentido que puede escribir con absoluta libertad, sin necesidad de quedar bien, sin estar preocupado porque los “factótums” de turno no le coloquen en sus antologías ni en sus blocs de culto. Su poesía (toda su literatura), pues, se atreve a decir las cosas por su nombre, encarando el caos en el que el ser humano se ha metido él solito, para reflexionar sobre nuestra condición y sacar nuestras vergüenzas a relucir. Irónico, lúcido, el poeta señala con el dedo, sin miedo, todo aquello que ensucia lo que debería ser hermoso, lo que mancha todo lo que debería quedar impoluto. La poesía también es esto, y tener poetas como Valentí Puig nos garantiza, además de una poesía bien dicha, la voz de todas las conciencias para que, de una vez por todas, despertemos. ¡Feliz lectura!

baixa (8)

Llibre dels xiscles, de Rosa M. Arrazola

baixa (3)La ventaja de un espacio como éste es que uno escribe sobre lo que le gusta sin necesidad de pensar en quedar bien (o mal) con nadie. Los libros que te atrapan no son siempre los de mayor reconocimiento o aquellos que figuran en la lista de los más vendidos. Uno tiene claro lo que les pide y, cuando lo encuentra, escribir sobre ello es un agradecimiento obligado. Esto es lo que me ha pasado con estos “chillidos” de la autora de Barcelona Rosa M. Arrazola (de quien he leído “Rai”) y que publicó Paralelo Sur Ediciones en 2013. La poesía de Arrazola es de aquellas que dicen cosas, sin ocultarlas en equilibrios de saltimbanqui ni en trajes desmedidos que alejan al lector, curiosamente, de lo que uno pretende. Cosas bien dichas, en las que nos reconocemos y en las que apreciamos escuchar la reflexión lúcida, pero también estética, de la persona, de la artista, que sabe poner sus armas al servicio de la comunidad, desde su radical reafirmación del propio “yo”, pero sin sentirse por ello distinta a los demás, es más, deseando que sus palabras, sean gritos, chillidos o susurros, también de quienes lo leen. Los versos de Arrazola quedan baixa (1)resonando en nuestro interior, nos acompañan una vez la lectura ha concluido, nos hacen pensar, mirar la realidad que nos rodea con otros ojos sin dejar de ser  nosotros mismos. La poesía es grito, también, es altavoz que despierta conciencias y no deja que nos durmamos, que nos volvamos insensibles o rutinarios. Rosa M. Arrazola logra sacudirnos del letargo y se le agradece. Que por muchos años. ¡Feliz lectura!

Esta plaza

Decir plaza es decir palabra,
es arraigar verdad en la verdad,baixa (2)
es abrirse camino para dialogar;
es hacer versos para vender fantasías
en días de mercado.

Decir plaza es reencontrarse,
es feriarse en domingo;
es comprar a la payesa la lechuga
y sentarse con amigos
a tomarse un cortado;
es quedarse si tu te has ido.

Decir plaza es decir mirada,
es jugar a la pelota
cuando tu memoria
no reconoce la palabra Afganistán;
es vestirse para bailar sardanas,
en la fiesta grande,
es dibujar rayuelas y saltarlas
aunque te aprieten los zapatos
y estos talones de aguja
te duelan.

Camp de Bard, de Ponç Pons

baixa.jpgEl libro supuso para el autor menorquín el premio Miquel de Palol de este año, y ahora aparece publicado por Proa, en su colección de la “Óssa Menor”. Huelga decir que la lectura de estos poemas es un regalo para cualquier persona sensible y que entiende que, entre otras muchas cosas, la poesía también tiene que ser emoción. El autor recorre sus temas más preciados, como son la poesía, el ámbito personal y familiar en el que vive, el amor, la visión un tanto desesperanzada de este mundo en el que estamos, la celebración de la memoria y de la experiencia… Además, Pons añade al final del libro una serie de comentarios sobre los poemas publicados que permiten al lector conocer un poco mejor el proceso que lleva a su autor hasta dejar un texto por definitivo. Quisiera acabar con el comentario a uno de los poemas que más me han impresionado (“Carta de Nadal a mon pare”, Carta de Navidad a mi padre) y que dice así:

“A veces me pregunto cómo es que todavía hago Literatura, pero hay poemas que se imponen como una necesidad vital. Escribo dialectalmente  en menorquín para que suene y sea más auténtico, hoy que es Navidad y ya no vendrà a comer, he hecho una carta en verso a mi padre. Hay poemas que están por encima de todo el entarimado crítico, de toda la bibliografía de tanta estéril erudición. Poemas que van más allá del gélido virtuosismo y yo éste, que está más para ser recitado que no leído, lo he terminado llorando.” 

Amb remor de vent, de Núria Queraltó

baixa (1)Si dedicarse a la poesía supone un buen ejercicio de invisibilidad cultural, escribir haikús es la quintaesencia de la generosidad y el desinterés. Voliana edicions (agosto de 2015) publica el segundo libro de este género oriental que escribe Queraltó en el que vuelve a mostrarnos su sensibilidad y capacidad de observación, rasgos más que necesarios para quien se dedique a este noble arte de los tres versos. La autora sabe beber de las fuentes clásicas para mostrarnos, a través de la naturaleza y sus elementos, una reflexión sobre el ser humano y nuestro paso por este mundo. Libro para detenerse, para leer pausado y saboreando cada palabra, cada verso. ¡Feliz lectura!

Hondas palabras

alimento del alma

bellos poemas

baixa (2)

Seixanta-un poemes, de Francesc Parcerisas

parcerisasAunque los coordinadores de wordpress ya han hecho el resumen del año, la tradición marca que se éste termine acabando un libro y comprando otro, creo que no hay mejor manera (quiero pensarlo así) de simbolizar el compromiso con los libros que contraje para que esta vida me sea, y nos sea, más llevadera. Y aunque me queda uno por comentar que la pereza ha impedido que llegue a tiempo (a ver si el año nuevo lo remedia), terminar el año con poesía es, también, otro acto reivindicativo. Y si la poesía es de Francesc Parcerisas, mejor que mejor. En este libro, “Sesenta y un poemas”, Quaderns Crema, noviembre de 2014, el poeta de Barcelona nos muestra una reflexión sobre el paso del tiempo desde esa madurez que empieza a necesitar encontrar agarraderos para mantener una lúcida esperanza sobre el futuro. El poeta anda, como diría Garcilaso, con la “lumbre de la esperanza”, tratando de iluminar esa túnel oscuro que es a veces la vida. Y en ese camino, junto a la lucidez algo pesimista y desangelada, se encuentran motivos para creer que es aún posible amar y ser amado, ilusionarse con las cosas, dejar de pensar en el final. Una colección de poemas, pues, que el lector leerá con la satisfacción de encontrar una voz amiga que pone palabras a nuestra existencia. Me atrevo con la traducción de un poema. ¡Feliz Año y Felices Lecturas!

LA MANO

Este techo blanco es tu mano
y, entre los dedos, están los jardines de primavera
y el perro del miedo atado, que ladra.
Duermo, duermes. Como quien no pide nada
a la noche o a las mañanas, sólo la serenidad,
la placidez que lame el sueño como una seda.
Será quizás así que podremos decir
“era suficiente”, “era bello”, “queríamos saber
cómo es quererlo todo”. Rojos, amarillos y naranjas
trepan por el acantilado hasta las casas.
Ahora los sueños son dos lenguas  fundidas,
y tu mano, que era blanca,
me escuece sobre el cuerpo inquieto,
tierna como el abril sobre los campos,
mimosa como la luz que nos lo desvela.
Vuelvo al techo blanco para dibujar
el día pequeño, las orejas del conejo,
la palabra justa, el manantial de agua clara:
tu mano que me salva.

http://www.quadernscrema.com/llibres/seixanta-un-poemes

Els vapors que maten, de Carles Morell

morellQue la poesía catalana tiene una vitalidad envidiable lo demuestran títulos como el que aquí aportamos. El autor, nacido en 1992, ha ganado con este libro ( Ed. Galerada, junio 2014) la 50ª edición del premio Amadeu Oller, uno de los que más ha hecho, sigue haciendo y espermos hará en el futuro, para dar a conocer nuevos valores. Como el crítico Ricard Mirabete hizo un excelente análisis del libro en El Punt Avui, les dejo sus palabras para completar la información del libro. Por mi parte traduzco dos versos del poema que abre el libro que me han gustado especialmente:

(…)cómo decirte que estoy solo
en un invierno que no deshiela?

http://www.elpuntavui.cat/ma/article/5-cultura/19-cultura/756467-laigua-i-el-foc.html?cca=1